Titanes y una hegemonía histórica: otra vez es campeón de la Liga de Baloncesto

Así salió Titanes de Barranquilla al último partido de la Liga WPlay de Baloncesto. // DPB

Así salió Titanes de Barranquilla al postrer partido de la Liga WPlay de Baloncesto. // DPB

Foto: DPB

Pasan los primaveras, los torneos, los equipos, las estrellas, las promesas, los jugadores y, a pesar de todo, Titanes de Barranquilla sigue ahí, hegemónico. No lo pérdida nadie del trono. Lo confirmó de nuevo este lunes, por sexta oportunidad consecutiva, al ingresar otra vez la Liga WPlay de Baloncesto, tras un tercer bisagra de infarto.

Mire: Por trocha y camino de herradura, la vida de Tonny en el baloncesto

Parece que no hay rival que le quiebro la corona. Este año, Cafeteros era el retador. Desde Armenia venía la amenaza al poderío de los atlanticenses, pero Titanes respondió barriendo, con un registrador certero: 3-0.

El equipo fue creado en 2018 y desde entonces nunca perdió una final, y las jugó todas. Pocas escuadras en Suramérica tiene esos números, Titanes de Barranquilla ya es una de las dinastías más prestigiosas del baloncesto en el continente.

El equipo de Tomás Díaz sabía que este lunes era un día histórico. Y no se amilanó frente a el batalla. Todo lo contrario, salió a despabilarse el partido. Al refrigerio se fue con una preeminencia de ocho puntos, 48 a 40, y tras los dos primeros cuartos ya se preveía que nuevamente el campeonato se quedaría en Barranquilla.

Hubo, no obstante, una reacción de Cafeteros en el tercer cuarto del bisagra de este lunes. Y los de Armenia, empujados por el elegancia de Andrés Ibargüen, mostraron dignidad. No querían perder humillados por el hexacampeón, querían dar la pelea.

La diferencia, efímera como tantas veces en el baloncesto, se esfumó. Los triples de Fernando Lucena metieron de nuevo en el partido a Cafeteros y el postrer cuarto fue un cabecera a cabecera.

Más: Jaime Echenique: caer y levantarse para hacer historia

Los de Armenia remontaron y rozaron la correr. Llegaron a tener una preeminencia de siete puntos, pero no cerraron el partido. Y Titanes, acostumbrado a estos momentos, dio un guantazo en la mesa y aseguró su título en el postrer suspiro. Fue épico, en su última posesión, con un triple de Heissler Guillent, el mejor atleta de la temporada, Titanes de Barranquilla volvió a mantenerse campeón.

¿Temor, inexperiencia, mala suerte o equivocación de fichas de los retadores? Parece inexplicable. Lo cierto es que Titanes, cuando las papas queman, siempre talego la casta y deseo los partidos importantes. Es de esos equipos históricos, que tienen mística, que saben salir campeones.

Fue un año más en el que los barranquilleros caminaron la venda. De todos los partidos solo perdieron uno, en la semifinal contra Team Cali. De resto, no hubo rivales. Cafeteros fue un contrincante digno, eso sí, pero demostró que todavía le equivocación para retar al rey de la venda colombiana de baloncesto.

La próxima temporada se jugará con la promesa de que la venda abandona la burbuja y vuelve a las casas de los equipos. Tal vez, la única posibilidad de que el nivel del torneo suba su nivel y Titanes pierda su hegemonía.

🚴🏻⚽🏀 ¿Lo postrer en deportes?: Todo lo que debe conocer del deporte mundial está en El Espectador

Leave a Comment