Sant Boi se tiñe de azur con la ligazón del centenario de la UE Santboiana

El cántico“Som Ferro” coreado hasta la ronquera, banderas azules, calles abarrotadas y mucha épica. Sant Boi se ha convertido este dilatado fin de semana de la segunda pascua en una enorme fiesta para celebrar que la UE Santboiana se ha hecho con el título de la ligazón de la División de Honor, el mayor trofeo doméstico. Y lo ha hecho en un momento para la historia: exacto en el año en que el club decano del rugby castellano está celebrando el centenario de su fundación.

Los aguerridos jugadores de la UE Santboiana han requerido 16 primaveras para retornar a festejar el título de ligazón –el octavo en su palmarés- y lo han hecho en el momento soñado, como colofón a los actos que durante los últimos meses han conmemorado los 100m primaveras de historia del club. La épica de la correr no ha sido solo deportiva, porque la ciudad se ha volcado con el equipo tanto durante la final decisiva contra el AMPO Ordizia –que el domingo llenó hasta la bandera el Complex Esportiu Baldiri Aleu con más de 3.000 aficionados– como en la rúa triunfal del lunes, que ha teñido con el azur del club el triunfal paseo en autobús descubierto del equipo entre el campo del club y la plaza de l’Ajuntament.

Con todo el equipo en la plaza y el capitán Afa Tauli ofreciendo el título a la pasatiempo, la júbilo y la alegría se han desbordado frente a la casa consistorial, donde no cabía una manecilla. La alcaldesa, Lluïsa Moret, y el Ayuntamiento en pleno han brindado con cava por el descomunal éxito de la Santboiana. “Habéis hecho historia otra vez y sois el orgullo de la ciudad”, a la que han situado por la puerta grande “en el mapa deportivo” castellano, ha aplaudido Moret.

Reto mayúsculo

Desde que comenzó la preparación de los actos del centenario, el club se había fijado como meta conquistar la ligazón, un liza mayúsculo porque la UE Santboiana llevaba más primaveras de los deseables sin complacerse las mieles del triunfo en la Liga de División de Honor. El liza era mayúsculo pero la plantilla que dirige Sergi Guerrero se ha dejado la piel, convirtiendo en un feudo inexpugnable el Baldiri Aleu, lo que a la postre les ha respetado el título, luego de una gran temporada.

Porque el equipo de Sant Boi no lo ha tenido nulo obvio: derroto con casta al Barça en los cuartos de final (30-23), al Complutense Cisneros en las semifinales (32-26) y puso la capulina al pastel en la final del domingo contra el Ordizia (23-17). La pasatiempo esperaba poco así desde la temporada 2005-06, la del postrero campeonato conquistado, pero no lo tenía demasiado claro antaño del inicio del conversación fundamental (lo que no significa que no confiara plenamente en los suyos), ya que la Santboiana había perdido en los seis enfrentamientos anteriores disputados contra el equipo guipuzcoano Ordizia. Por eso la triunfo supo doblemente a popularidad y provocó aún más el estallido de los aficionados cuando concluyó el partido y el baño de masas recibido por la escuadra azur desde que comenzaron los festejos por la triunfo.

Inicio con angustia

Y es que el inicio del partido contra los ‘goierritarras’ recordó demasiado al conversación entre entreambos clubs disputado en abril en Altamira y en el que los de Sant Boi salieron escaldados y fueron noqueados por dos puntos por los entonces locales. En el domingo fundamental, el Ordizia asimismo tuvo contra las cuerdas a los anfitriones en el Baldiri Aleu, en un comienzo de final intenso, jugado de tú a tú, con constantes alternativas en el tanteador.

Pero el empuje de la delantera tópico, presionando cachas sobre la fila de cinco del rival, fue haciendo raja El partido de los partidos arrancó con un irrefrenable empuje de la delantera tópico, apretando con todo sobre la fila de cinco ordiziarra, pero sin demasiado éxito. Más proporcionadamente, al contrario: el Ordizia resistió y en su primera perspectiva logró inaugurar el lumínico.

Jorba abre el tanteador

Con los desasosiego del notorio del Baldiri Aleu en un conflicto, pero con los ánimos y el apoyo del gradería siempre por todo lo stop, la reacción del Santboi no se hizo esperar. El conjunto azur se lanzó a tumba abierta y Jordi Jorba hizo un ‘offload’ al confín para alcanzar el primer posado tópico de la matinal de rugby.

A partir de ahí la tensión y la emoción se repartieron a partes iguales entre los dos contrincantes, que jugaban más a evitar los errores propios y forzar los del rival, que a pasar riesgos. Pero sin rendirse.

Una copia del primero

El segundo tiempo fue una copia del primero: la Santboiana apretó las tuercas al AMPO Ordizia llevándolo al borde de la asfixia, pero los guipuzcoanos lograron enloquecer, y de estar contra las cuerdas, los’ goierritarras’ pasaron a alejar el peligro, gracias a una patada defensiva salvadora luego de un desdicha de castigo.

La Santboiana no desfalleció y siguió peleando por afianzar su delantera, poco que logró con un experimentación crucial de Nacho Contardi y una conversión de Rojas, que abrieron la primera brecha en el tanteador. Pero fue efímero porque el Ordizia logró recortar distancias con un pasado pateo de Valentín Cruz. Con la escalón del Baldiri Aleu volcadacon los suyos y la escuadra tópico muy metida en el partido, los de de Sergi Guerrero se vinieron hacia lo alto. A desidia de poco más de ocho minutos para el final de la contienda, Rojas transformó un complicadísimo desdicha de castigo en tres puntos que ponían la triunfo a un paso.

El todo por el todo

Pero lo que quedaba de conversación no iba a ser de ninguna guisa un paseo triunfal para la escuadra tópico, porque la armada roja lo intentó hasta el final, jugándose el todo por el todo forzando una melé, que acabó en un desdicha de castigo a honra del equipo decano, que acabó con el sueño del Ordizia de coronarse por primera vez como campeón de la Liga de División de Honor.

Con su triunfo, la UE Santboiana toma el dimisión como campeón estatal del VRAC Quesos Entrepinares, que ha sido el campeón de ocho de los últimos nueve torneos.

Leave a Comment