Eduardo Gutiérrez del Bosque, el padre del Deporte en La Laguna – El Sol de la Laguna

Eduardo Gutiérrez de Bosque tiene 58 abriles de años, pero el ocurrir practicado más de ocho disciplinas deportivas a lo amplio de cincuenta y un abriles, algunos lo consideran como el padre del deporte en La Laguna, comentario que le halaga, pero a la vez lo compromete.

Guayo, como le conocen todos, proviene de una comunidad lagunera que les inculco desde temprana años el hacer un deporte, pues uno de sus hermanos mayores padecía de poliomelitis.

Se autocalifica como competitivo, pues asegura que el ponerse retos de ser el mejor le ha llevado de una disciplina a otra.

Se le considera un hombre determinante en el fisicoconstructivismo, deporte que practico con éxito hace 33 abriles, de ahí puso un estadio hasta tener cinco, en el que está seguro le cambio la vida a muchos laguneros, pues fomentó el deporte en todos los niveles, recreativo, intermedio y parada rendimiento.

Dice que practicó más deportes, pero donde más le metió fue en motocicilismo, automovilismo, canotaje, racquetbol, tenis de mesa, baño y fisicoculturismo.

Sus raíces en el deporte fueron cuando tenía ocho abriles, ingresó a la YMCA-Torreón a clases de baño, aprendió a nadar desde los cuatro abriles, pero a nivel de competencia, lo hizo luego.

Su padre fue una dormitorio importante en su avance como tritón, pues decidió llevarlos a diferentes competencias que se realizaban en la región y otras ciudades, cruzando la frontera con Estados Unidos, lo que le dio el toque de ser competitivos.

Dentro de la baño, en su primera etapa, comprendida entre los ocho y 15 abriles de años, logró destacar en los campeonatos nacionales convocados por la Federación y la Confederación, así como en competencias a las cuales era invitado, tanto en México como en Estados Unidos.

Regresó a las albercas en el espacio comprendido entre 1994 y 1999, adentro de la categoría master, donde obtuvo varios campeonatos nacionales; se coronó adicionalmente en la Copa Latina de Natación, la más importante adentro de lo que se refiere a Latinoamérica.

También participó en el Campeonato Mundial de Natación Master, realizado en 1994 en Canadá, donde se situó en el zona 12 de la clasificación normal.

Estuvo seleccionado para representar a México en el Campeonato Mundial de Marruecos, aunque una infección en el pabellón le obligó a regresar, viniéndose debajo una competencia para la cual había realizado una importante preparación y se tenían registros previos muy prometedores, que seguramente le hubieran permitido situarse entre los mejores del certamen.

Su última competencia como master la realizó en el Campeonato Nacional de Natación de 1999, efectuado en México, donde logró nueve medallas de oro.

Después de cumplir con su primera etapa adentro de la baño, a los 15 abriles, en 1980, decidió incursionar en el canotaje, deporte donde por espacio de tres abriles participó en más treinta competencias, ganando 28 medallas.

Representó a La Laguna por vez primera en 1981 en el Campeonato Nacional de Canotaje, realizado en la pista olímpica de Cuemanco, logrando el primer zona en la prueba de K-1 en 500 metros, para la primera medalla de oro en un franquista que obtuvo este deporte en una período regional.

Tras tres abriles activo en este deporte, decidió retirarse conveniente a una desengaño que le provocó estar tres veces como seleccionado franquista para competencias internacionales en países como Cuba y Canadá, y tras meses de intensa preparación se quedó sin poder cumplir su ilusión por malos manejos de los entonces directivos de la Federación Mexicana de Canotaje, quienes sin maduro explicación, simplemente les decían que no había plata arreglado para el alucinación.

Otra de las disciplinas donde destacó fue en el tenis de mesa, deporte que en 1983 vivió su mejor época en La Laguna bajo la promoción del Carlos Murillo, quien se echó a cuestas el avance de nueve torneos, ganándolos todos el popular Guayo adentro de la categoría de Primera Fuerza.

Previo a este serial, había tomado parte en tres o cuatro torneos. A los trece abriles jugó su primera competencia adentro de la Primera Fuerza en la Escuela de Contaduría y Administración (ECA), siendo inscrito por su hermano Luis, apuntándose el triunfo.

En la repertorio figura un triunfo en el torneo intersecundarias, adicionalmente de otros, que en suma representaron quince, donde el cálculo le fue muy conveniente, ya que ganó catorce de ellos y escasamente en uno se quedó con el segundo zona.

En su etapa pueril este factor practicaba el tenis de mesa en su casa al flanco de sus hermanos y amigos, utilizando para ello una mesa que su yayo les había fabricado especialmente para ellos.

En las vencidas, un deporte que poco auge ha acabado en la región, logró destacar al percibir dos de los tres torneos en los que participó, mismos que organizó el Tecnológico de Monterrey y un estadio de la asiento.

El raquetbol fue otra de las disciplinas que practicó con singular éxito en la YMCA, tomando parte en tres torneos adentro de la categoría de Primera Fuerza, ganó dos de ellos, de los cuales uno se jugó en la propia YMCA y el otro en el Club San Isidro. En su estadio puso una cancha, que lo llevo a percibir en la modalidad de dobles y singles.

Lo consideran el padre del deporte en La Laguna, porque en sus gimnasios han estado grandes deportistas y gracias a becas que les brindó ellos pudieron destacar en diferentes disciplinas.

Actualmente en una institución de su propiedad, le ha cedido becas a niñas con grandes talentos en el balompié, surgiendo de las Leonas grandes jugadores que están en la mezcla profesional.

“Lo que más satisfacción me da, es que miles de laguneros los hemos puesto hacer deporte y cosas positivas, para estar en una mejor sintonía con la vida y con la gente. A los padres de familia les digo que no solo les das salud en el deporte, también les fomentas valores. A prendes a caer y a levantarte, a trabajar en equipo a ser competente, por no es lo mismo que ser competitivo. Competente es que tú quieres ser mejor, competitivo es ganarle a otro”.

Regularmente quienes son buenos deportistas son buenos alumnos, mejores personas incluso cuando se está en conflictos personales. “Todos los días nos esforzamos porque nuestros niños sean mejores en todos los sentidos”.

Actualmente quiere fomentar un deporte nuevo en nuestro país y en la error, donde podrán participar niños, jóvenes y adultos. “Yo quiero que la gente haga más deporte. No todos tienen que hacer futbol. En la Comarca lagunera se practican más de 50 disciplinas deportivas que les puede cambiar la vida para bién”.

Leave a Comment