De la prisión a la campaña

El 23 de mayo Italia conmemoró una plazo que cambió para siempre la historia del país. Treinta abriles posteriormente se recordaba el homicidio del árbitro antimafia Giovanni Falcone, en un enorme atentado con 500 kilos de explosivos escondidos bajo la carretera que mató igualmente a su mujer, Francesca Morvillo, y a tres escoltas, Vito Schifani, Rocco Dicillo y Antonio Montinaro. Dos meses posteriormente, igualmente fue asesinado su amigo y socio Paolo Borsellino.

Los homenajes que se realizaron en Palermo, ciudad oriundo de Falcone y Borsellino, reunieron a Sergio Mattarella, presidente de la República, varios ministros y Maria Falcone, hermana del magistrado, quien lucha desde hace tres décadas para que el embajador del árbitro que Investigó los vínculos entre el poder y la mafia perdurables en las nuevas generaciones.

Dos políticos condenados por actividades mafiosas apoyan la candidatura del candidato de la derecha

Pero hubo una partida notoria. La del candidato a la alcaldía de Palermo del coalición de centroderecha, Roberto Lagalla, ex rector de la Universidad de Palermo, que quiere ser el sucesor de Leoluca Orlando como corregidor de la caudal siciliana. Dijo que lo hizo para «evitar controversias». Y es que la sombra de la Cosa Nostra ha sacudido la campaña electoral para las elecciones municipales que se celebrarán este domingo en Palermo, así como en otros 977 municipios italianos. Dos importantes figuras políticas que fueron condenadas por sus vínculos con la mafia patrocinan la candidatura del derechista.

Se negociación del doctor Salvatore. Totó Cuffaro, quien fue presidente de la región de Sicilia entre 2001 y 2008, y el exsenador Marcello dell’Utri. Cuffaro pasó casi cinco abriles en prisión luego de ser sentenciado en 2011 por colaborar con Cosa Nostra y revelar secretos de investigación a jefes de la mafia. Cumplió escrupulosamente su condena y, aunque un árbitro ha dicho que no podrá retornar a postularse para un cargo divulgado, no ve ningún problema en apoyar la candidatura de Lagalla, que ocupó un cargo regional cuando Cuffaro estaba en el poder. con una relación de centro-derecha. . Incluso ha sugerido un asesor para su futuro equipo.

“No puedo ser médico, no puedo votar y no puedo ser candidato. Pensar y hacer política no es un cargo; lo dice la ley”, ha defendido en declaraciones a La republica , diciendo que tiene tanto derecho como los demás a hacerlo. Desde que salió de prisión en 2015 es un hombre nuevo, promete: se fue a Burundi para convertirse en médico voluntario y dice que está trabajando para revivir la Democracia Cristiana en Italia. «La política es mi pasión», añade. Me arrepiento de mis comportamientos pasados. He cometido errores y he pagado las consecuencias. Puedo retornar a mis pasiones”.

Por su parte, el exsenador Marcello Dell’Utri, histórico colaborador del exprimer ministro Silvio Berlusconi, pasó cuatro abriles tras las rejas tras ser condenado en 2014 por asociación mafiosa. La jurisprudencia italiana consideró que actuaba como mediador entre la mafia siciliana y el magnate. También ha apoyado públicamente la candidatura de Lagalla. Según algunos medios italianos, tanto Dell’Utri como Cuffaro son en efectividad quienes han decidido e impulsado la campaña del candidato a la alcaldía en motivo de los líderes de los partidos que representa (Liga, Forza Italia y Hermanos de Italia). Lagalla lo niega rotundamente. “Simplemente ha expresado una opinión positiva sobre mí. Si alguien piensa de verdad que un hombre no es libre de decir lo que piensa, entonces hemos vuelto a la Edad Media”, ha defendido el candidato de la derecha.

Estas explicaciones no convencen a Maria Falcone. “Esta tierra –recordó– ha tenido una política cómplice. No se puede permitir que un candidato político de cualquier corriente tenga como patrocinador a un personaje cuyo pasado no es prístino. Totò Cuffaro y Marcello Dell’Utri han cumplido condena, pero no están impecables”. También el corregidor saliente, el perenne Orlando -ha sido corregidor en cinco ocasiones-, advierte que hay que evitar que «Palermo en las próximas elecciones pueda retornar a estar gobernada por la mafia».

A pesar de la polémica, parece que Lagalla tiene serias posibilidades de triunfar la alcaldía. Según las últimas encuestas, está prácticamente empatado con el representante del centroizquierda, Franco Miceli. Además de Palermo, las nuevas administraciones igualmente serán elegidas en ciudades como Génova, Verona o L’Aquila.

rn","author":"@type":"Person","name":"Jonathan Fortuna","url":"https://titulares.ar/author/jonathan-fortuna/","articleSection":["Internacionales"],"image":"@type":"ImageObject","url":"https://s3.sa-east-1.amazonaws.com/titulares.ar/wp-content/uploads/2022/06/06214012/1654562407_De-la-carcel-a-la-campana-scaled.jpeg","width":2560,"height":1707,"publisher":"@type":"Organization","name":"","url":"https://titulares.ar","logo":"@type":"ImageObject","url":"","sameAs":["https://www.facebook.com/TitularesArgentina","https://twitter.com/Titulares_Ar"]

Leave a Comment