Así recuerdan su paso por Selectividad dos de los alumnos de Granada que rozaron la perfección

Sus exámenes fueron redondos. Brillantes, colofón a un esfuerzo sostenido que tuvo su merecida remuneración. Joaquín Javier y Sara obtuvieron en sus convocatorias de Selectividad, en 2020 y 2021 respectivamente, dos de las mejores calificaciones en Granada. Ahora, con la perspectiva que da el tiempo, valoran cómo fue aquella prueba en plena pandemia y aconsejan a los que están a punto de examinarse en un proscenio totalmente diferente. Por lo pronto, no habrá mascarillas. Ambos estudian Medicina, el valor que, año tras año, recoge a alumnos excelentes gracias a su altísima nota de corte, en los últimos primaveras por encima del 13.

Sara Ahidar, que cursó Bachillerato en el IES Albayzín, reconoce que este curso -que está a punto de terminar- le ha ido muy proporcionadamente. Recuerda que entró en la Facultad de Medicina “con un poco de miedo”, poco en lo que influyó la incertidumbre que se vivió con respecto a cómo se desarrollarían las clases en este año, incluso afectado en los primeros meses por la pandemia de coronavirus y las medidas sanitarias. Una vez superado el escama original, y gracias a la progresiva retirada de las restricciones, Sara reconoce que este primer año “me ha gustado un montón”.



Ella hizo Selectividad en junio de 2021. Logró aventajar la prueba con un excelente 13,975 que rozaba la perfección. El mayor es 14. Cursó en su instituto el Bachillerato Científico Tecnológico y apunta que, en lo que respecta a la complejidad del trabajo universitario, no hay tanta diferencia entre la Facultad y el instituto. Sí percibe que hay un cambio sobresaliente en cuanto al trato con el profesorado. “No es lo mismo. En el instituto es de tú a tú”, mientras que en Medicina esa relación con los docentes es más limitada.

Sobre su Selectividad, Sara reconoce que es poco que le queda “muy lejano”, a pesar de que al punto que ha pasado un año desde entonces. “Recuerdo que estaba nerviosa”, apunta sobre cómo vivió los días previos a las pruebas de comunicación a la Universidad, sobre las que asegura que “se le da más importancia” de la que tiene. A los que están a punto de enfrentarse a las pruebas esta médica en período de formación recomienda estar sereno. “Si vas tranquila es un examen más. Y ya has hecho muchos”.

Como consejo, señala que es importante “confiar en uno mismo”. Si en Bachillerato se ha conseguido estar a un buen nivel (poco imprescindible si se quiere entrar en un valor como el de Medicina) “lo van a hacer igual de bien”. También subraya que es importante “descansar bien” para rendir en estos intensos días.

Joaquín Javier Camacho Tapia cursaba Bachillerato en la Sagrada Familia cuando, el 14 de marzo de 2020, se decretó el primer estado de aviso para contener la expansión de los contagios de coronavirus. A él y al resto de estudiantes que preparaban ese año su Selectividad se les hizo muy complicado compaginar sus estudios con la incertidumbre. Ni siquiera -recuerda el joven- estaba claro que pudiera poseer Pevau, que finalmente se retrasó a julio y coincidió con una intensa ola de calor que hizo sudar la grano gorda a los estudiantes y profesores. Ni siquiera se podía encender el canción acondicionado, para evitar la posible propagación del virus. Dos primaveras luego las pruebas se realizarán incluso sin mascarillas.

“Lo llevé con calma”, rememora Joaquín sobre aquellos mometos previos a los exámenes de comunicación a la Universidad. Siguió las recomendaciones y mantuvo confianza en el trabajo ya realizado. Para presentarse a una nota como la suya (13,735) la esencia está en los primaveras previos. De una semana para otra no se puede obtener. A los que ahora tienen entre manos el pelea de examinarse les recomienda “confiar, un repasito y tratar de mantener la calma”, insiste. “El trabajo ya está hecho”.

Al igual que Sara, Joaquín se matriculó en Medicina. El primer año estuvo afectado por el paso de la docencia semipresencial con la que se comenzó el curso a la online en octubre y de ahí de nuevo al maniquí híbrido en abril. Las sucesivas olas de contagios marcaron el paso de un curso universitario extremadamente arduo. Con todo, este futuro médico asegura que el primer año “fue bien, dentro de las circunstancias” y que “se llevó de la mejor manera posible”.

Este segundo curso, a excepción de por la incertidumbre de los primeros días, se ha podido completar el curso presencialmente y en unos días comenzarán los exámenes de la convocatoria ordinaria del segundo cuatrimestre. “Este curso ha sido más bonito y conforme pasen los años será más chulo”, prevé sobre formación en la Facultad. “Todo es muy interesante, lo recomiendo”, valora sobre su formación en estos dos primaveras. No hace desidia que anime mucho. Los estudios de Medicina son, año tras año, los más demandados en la Universidad de Granada. Oferta 253 plazas de primer año y en 2021 tuvo 2.439 solicitudes como primera opción, 6.717 independientemente de la prelación, según se indica en la memoria académica del curso 2020/2021.

Leave a Comment