Así fue creado uno de los juegos más vendidos de la historia

 

El pernio fue creado por el programador ruso Alekséi Pázhitnov y fue animado al mercado un 6 de junio de 1984 en la Unión Soviética y desde entonces cambió la historia de la industria para siempre. Hoy cumple 38 abriles.

Por Oscar Mendinueta
Redacción EL INFORMADOR

Creado bajo los principios matemáticos, desde la época de su propagación, el pernio ha vendido más de 100 millones de copias más o menos del mundo y cambió para siempre la historia de la industria de los videojuegos.

La mente maestra

Alekséi Pázhitnov es la mente detrás de la creación de Tetris, un matemático simpatizante de los rompecabezas y de los deportes, quien anejo con la ayuda de Vagim Gerashimov un novato programador de la Universidad de Moscú con quien logró desarrollar un sistema que uniera ambas actividades para caracterizar el pernio que cambió la historia.

Alekséi Pázhitnov

 

Conceptos de poliominós

Alekséi utilizó como saco para el explicación del pernio los conceptos de poliominós, los cuales consisten en polígonos construidos a saco de adosar cuadrados unitarios a lo generoso de sus lados. También se pueden delimitar como un conjunto de cuadrados conectados entre sí por uno de sus lados de tal modo que no queden huecos en el interior de la estructura resultante.

Es así como el programador ruso al ser un hábil en rompecabezas conocía muy acertadamente este sistema, por lo cual lo utilizó como un referente para su próximo videojuego, el cual consistía en objetos geométricos obtenidos al unir varios cuadrados o celdas del mismo tamaño de forma que cada par de celdas vecinas compartan un banda.


Origen del nombre

La etimología del nombre Tetris proviene de la unión de dos cosas: el tenis, deporte privilegiado del creador y de los tetrominós un caso geométrico de cuatro instrumentos del poliominós, que deriva del prefijo helénico tetra que significa ‘cuatro’, y hace remisión a la cantidad de cuadros que componen las piezas.

Le puede interesar: Día Mundial de los Arrecifes: ¿Qué son? ¿Por qué son indispensables para el ecosistema marino?

Estallido de Tetris

Pázhitnov desarrolló Tetris para una computadora soviética denominada Electrónika 60, la cual era de un sistema central por lo cual no fue tan comercial; sin retención, el definitivo estallido del pernio se dio con la aparición de la interpretación para IBM PC, con la cual se empezó a popularizar en el país.

Posteriormente, el pernio fue distribuido a Hungría, donde se desarrolló una interpretación compatible para Apple II y Commodore 64 gracias al trabajo de nuevos programadores. No obstante, Tetris de volvería un engendro mundial con su llega a poniente en 1987.

Cuando el pernio de los soviéticos llegó a Estados Unidos, Tetris se consolidó como un gran éxito y fue animado a la cesión anejo con la consola Game Boy de Nintendo, por lo cual Alekséi Pázhitnov se mudó a Nevada para unirse con el editor Henk Rogers y crear The Tetris Company, la compañía oficial de Tetris que se encarga de distribuir el pernio a más plataformas.


Éxito de Tetris

Con la aparición de la primera interpretación de Tetris para Game Boy, el pernio se convirtió en un engendro de masas en poniente, provocando ventas históricas en la industria de los videojuegos, tanto que hasta en la contemporaneidad se vendan más de 100 millones de copias de Tetris al año, convirtiendo a este pernio en el tercero más vendido del mundo por debajo de ‘Minecraft’ y ‘GTA V’.

Leer incluso: En San Fernando, el ‘Cartel del Centenario’ celebra el Día del Borracho ‘codo arriba’

La costado sonora

Casi para nadie en el mundo es irreconocible la música de Tetris, pues este representativo sonido característico que acompaña al pernio, incluso acompañó la infancia de muchas personas más o menos del mundo y es un clásico que hace parte de la memoria auditiva de las personas.

En 2007 Tetris ocupó el segundo circunscripción en los “100 mejores videojuegos de todos los tiempos” por su jugabilidad sencilla y adictiva y por tener una costado sonora recordada hasta el momento.

Escrito por:

Autor: Oscar Mendinueta


Leave a Comment