así es la campaña en redes

En la cuarta temporada de la serie de Netflix House of Cards, el protagonista Frank Underwood —presidente de los Estados Unidos— se entera de que su contrincante para ser reelegido, el republicano Will Conway, usa un buscador de internet tipo Google para entender qué dicen los ciudadanos en las distintas ciudades del país antaño de dar una comunicación, de esa modo adapta su mensaje, como si les hablara al audición. Esa ficción hoy es una verdad: los electores dejamos huellas en la red, esas huellas dicen de nuestras afinidades, nuestros temores y nuestras creencias. En la política doméstico, tanto Rodolfo Hernández como Gustavo Petro se han equipado para escuchar a los colombianos y, así, moldear sus agendas, sus discursos.

Los mapas que los expertos leen para entender las dinámicas de las conversaciones políticas igualmente parecen una ficción: asemejan los diagramas de las conexiones neuronales. Se alcahuetería de núcleos de conversación que nunca se expanden a nuevas visiones. Es asegurar, los seguidores de la derecha solo conversan entre ellos; lo mismo pasa con los de izquierda. Son universos endogámicos que no contemplan otra ojeada. Desde que pasó la primera revés, esos universos se potenciaron: hacen más publicaciones, interactúan más. Los estrategas de las campañas saben que el triunfador de la segunda revés está entre trinos y publicaciones de Facebook.

Estamos en presencia de los ases de las redes sociales. Gustavo Petro lleva abriles haciendo competición desde Twitter. Un consejero que prefiere el anonimato dice que la izquierda latinoamericana ha impuesto su relato en las redes porque desde siempre fueron dueños de los medios alternativos, y al principio los partidos políticos tradicionales no entendían las redes sociales hasta que empezaron a suceder los grandes paros por todo Latinoamérica, protestas que mostraban la indignación de la muchedumbre y que habían empezado como un corrillo de comentarios en Twitter.

De esa modo Gustavo Petro ha rematado más de 5 millones de seguidores en Twitter y más de 1 millón en Instagram. Son abriles de marcar diálogos, hacer debate y conocer las dinámicas de comunidad, entre ellas las bodegas y los discursos de odio, que quedaron más que evidentes a posteriori de la primera revés, con una manada enfurecida con un país “bruto” que votaba “por la derecha”. Por eso fue una sorpresa que Rodolfo Hernández apareciera en la segunda revés con una campaña hecha a punta de redes sociales.

El que más pega

Según Crowdtangle —útil de monitoreo de Meta— durante la semana posterior a la primera revés, cuando los candidatos se lanzaron a capturar a los indecisos y a los votos sueltos, el desempeño de las publicaciones en Facebook de Gustavo Petro fue anciano que el obtenido por los post de Rodolfo Hernández. La página del ingeniero en esa red social solo superó la de Petro en una monograma —quizá la más importante—: la referente al promedio de interacción, es asegurar, la cantidad de interacciones (reacciones, comentarios y compartidos) dividida por la cantidad de seguidores de la página.

En el resto de indicadores, el candidato del Pacto Histórico lideró: tuvo 852 mil seguidores más que su competidor, sus videos recibieron el doble de reproducciones y sus publicaciones lograron 2.29 millones más interacciones comparadas con las del exalcalde de Bucaramanga.

El panorama es similar si se comparan las cinco publicaciones con mejores resultados en ambas páginas: la primera en la repertorio es la transmisión en vivo del discurso de Gustavo Petro a posteriori de conocerse los resultados de la primera revés. A este le sigue el mismo entrenamiento, pero de su contendor, quien transmitió en vivo desde la cocina de su casa. En un tercer división, el video en vivo en el que se anunció la adhesión de Luis Gilberto Murillo a la campaña del Pacto Histórico; seguidamente, un libro con frases de que dijo Petro en el discurso del domingo y, por final, una transmisión en vivo de Hernández en la que asegura que no hará alianzas con otros políticos.

En Twitter, la situación se parece. La anciano diferencia entre los dos es la cantidad de seguidores: mientras Petro tiene más de 5 millones, Rodolfo Hernández solo alcanza los 342 mil. En cuanto a interacciones promedio por tuit, según la útil Keyhole, el candidato de la izquierda dobla a su contrario y alcanza un poco más de 21 mil, comparadas con las 10 mil quinientas de Hernández.

El top 10 de publicaciones en Twitter está dominado casi en su totalidad por Gustavo Petro. El ingeniero aparece en el sexto división, con solo una publicación en el relación: el trino en el que asegura que le ahorró 24 mil millones a los colombianos por la reposición de votos.

Pacto, cólera y bodegas

Sin retención, no todo pasa por una logística transparente desde el Pacto Histórico. El columnista Yohir Akerman publicó en su columna de la Revista Cambio cómo al interior del movimiento de Petro hay una aspecto de seguidores sobrado virulentos. Un buen ejemplo es lo que sucedió a posteriori de que el periodista Ricardo Calderon publicara la investigación sobre las visitas de emisarios del Pacto a la calabozo La Picota para dialogar con políticos presos.

Aunque la investigación fue verificada y admitida incluso al interior del Pacto Histórico, en contra de Calderón se desató una oleada de ataques. Dice Akerman: “Se empezaron a intensificar diferentes contenidos a través de las redes sociales de Twitter y Facebook para desacreditar la nota, el canal de noticias y, peor aún, al periodista”. Mientras tanto se demostró que adicionalmente, Piedad Córdoba hacía lo mismo en otras cárceles del país, lo que generó tanto ruido que obligó a Petro a hacerla a un flanco.

Pero mientras tanto a Calderón, como si no se demostrara cada día que su investigación era cierta, lo seguían atacando, lo tildaban de periodista plazo y del establecimiento, toda una sarta de mentiras. Según un estudio técnico que cita Akerman, el ataque en contra de Calderón tuvo más de 200 publicaciones, “a través de 77 perfiles que tuvieron un alcance potencial de 16´358.161 usuarios, que son la suma de todos los seguidores de perfiles identificados. Poderoso, porque el ataque generó un impacto de 411.281 interacciones, mucho más que la propia noticia publicada en Caracol (…) Durante los días que duró la respuesta a ese artículo, se movieron los siguientes hashtags en contra de Calderón y la defensa a favor de Petro: #SeCayóLaFarsa, #ConPetroHastaElFinal, #PerdónSocial, #RicardoCalderon y #Montaje. Mensajes que generaron, en algunos casos particulares, hasta amenazas de muerte en contra del periodista”.

Solo es un ejemplo de la autos en conjunto en las redes del Pacto Histórico. Cuando hablábamos del habituado que mostraba los diagramas como conexiones neuronales, las burbujas de interacciones en redes, nos referíamos a este tipo de movimientos en masa. La misma dinámica sucedía, por ejemplo, durante el paro doméstico. Ahora aceptablemente, esto no quiere asegurar que detrás de ese evento hubiera indignación verdadera y luchas que iban más allá de las alocuciones que hizo Petro por entonces.

Rodolfo y el chat de las tías

Muy a pesar de las cifras que hay detrás de la logística de las redes sociales de Petro, Rodolfo Hernández ha cedido una sorpresa que pocos se explican. O mejor, que se explica con sus retos de TikTok: canciones de moda, bailes, apadrinamiento de patos, montajes que parecen hechos para muchachos muy modernos. Pero la verdadera logística está en Whatsapp. Más que aparecer en el timeline de Twitter o el pared de Facebook, Rodolfo va es por las cadenas de los chats.

En esa comunidad hay para todos. De las redes oficiales se puede ingresar a chats dirigidos a mujeres, hombres, jóvenes y comerciantes. La mayoría geolocalizados: chats en Medellín, en Bogotá, en Bucaramanga, en el Eje Cafetero y administradores por personas de la fondo de la campaña, con tiempo para objetar y resolver dudas. Incluso, hay una comunidad premium, el chat de los “Rodofolistas Élite”, diseñado para los más fanáticos, los que pueden entregar volante y microperforados para los vidrios del carro.

¿Cómo logró reunir esta comunidad enorme en chats de Whatsapp? Simple: montó una página que agremia comunidades y redirecciona a los grupos de chat, se lumbre rodolfistas.wappid.com. Creó una comunidad a la que le palabra directamente, ¿de qué? De pensiones, de vivientes de empleo e, incluso, cuando se difunde algún comentario que se le saltó a Rodolfo antaño de los medios, mandan cadenas en las que lo exculpan asegurando que es un hombre creyente que suele equivocarse, y que no hay que juzgarlo.

No hay que ir a ningún sitio para obtener diseños de estampados de camisetas o volantes o microperforados, por los chats envían todo el contenido y cada ciudadano lo imprime y lo usa como quiere.

Se alcahuetería de dos estrategias y las dos entablan un diálogo con los ciudadanos, los escuchan y les permite moldear los discursos. Hace unos meses Petro se mostró respetuoso de las libertades pero dijo que no le parecía una buena audacia el fracaso hasta la semana 24, y hace pocos días en el debate feminista salió con una pañoleta verde, que identifica dicho movimiento. Por su parte, Rodolfo trinó en redes unas cuantas propuestas que se le desconocían y que son cercanas al petrismo: alianza y apadrinamiento igualitaria, rechazo al fracking entre otras. Como en aquella temporada de House of Cards: nos escuchan, nos dan discursos: votamos

Infográfico

Leave a Comment