Andorra reglamentó las licencias para casinos

El Gobierno unificó las disposiciones reglamentarias aplicables a los operadores de juegos de azar, lo que incluye a bingos y al casino que entrará próximamente en operación.

Andorra.- La temporada de verano llega con un condimento extra para la industria de los juegos de azar en Andorra. De cara a la próxima inauguración del primer casino en el país, el Gobierno de este pequeño Estado soberano, emplazado en el suroeste de Europa, entre España y Francia, reglamentó una serie de licencias

En el comienzo del sexto mes del año, el Gobierno aprobó el Reglamento de las licencias de las clases I y J para el cámara del casino y el cámara del bingo. De acuerdo a lo comunicado, fue a pedido del ministro de Finanzas, Eric Jover,

La aprobación de este texto alega a la obligación de regular la explotación de las licencias para el cámara de la categoría 1, el Casino. Previamente, esta regulación había sido desarrollada solamente para el cámara de la categoría 2, el bingo. Así pues, se despliega en una única norma las disposiciones reglamentarias aplicables a entreambos operadores, casino y bingo.

Ver todavía: El Casino de Pucón entra en operación en Chile

Jover ha explicado que la osadía de clase I es aquella que deben solicitar las personas que quieran cultivar cualquier actividad profesional relacionada con los juegos de azar. Por su parte, la osadía de clase J es para las personas físicas o jurídicas que requieren autorización para las actividades conexas de traspaso, arrendamiento, acumulación, disposición, importación, exportación, producción, fabricación, puesta a disposición y servicios de instalación, mantenimiento o reparación de equipamientos de juegos de azar.

En detalle, el nuevo reglamento

El nuevo reglamento recoge aspectos tales como la responsabilidad de inscripción en el registro de personas vinculadas a los operadores de juegos de azar para la producción de la osadía clase I. Así todavía, fija la responsabilidad de la inscripción en el registro de empresas o suministradores de equipos de juegos de azar para obtener la osadía clase J.

Asimismo, se establece que los titulares de la osadía de clase I deben cobrar una formación específica sobre la detección de personas con problemas con el maniobra durante los 90 días posteriores a su incorporación al puesto de trabajo. Esta capacitación es impartida por los departamentos y servicios vinculados a la Comisión Específica para el Juego Responsable, la Adicción al Juego y la Protección de los Grupos de Riesgo. Además, todavía deben seguir planes de formación establecidos por el propio cámara.

En el reglamento todavía se incluye la regulación de la homologación y la inscripción en el registro de modelos de los equipamientos de juegos de azar y la regulación de los permisos de explotación de estos equipamientos. En concreto, en lo que se refiere a la homologación se establece que la solicitud de homologación e inscripción de equipamientos de juegos de azar en el registro de modelos debe ser formulada en presencia de el CRAJ, mediante el impreso oficial correspondiente. Se precisa que el mismo contendrá, entre otros, el nombre comercial del maniquí o memoria que contenga la descripción del infraestructura de maniobra que se quiere homologar, así como las especificidades técnicas y particulares de cada infraestructura de maniobra.

Ver todavía: España: se aprobó la propuesta para modificar la Ley del Juego en Navarra

En cualquier caso, en el mismo reglamento se establece el agradecimiento de los equipamientos de juegos de azar legalmente comercializados en un Estado miembro de la Unión Europea y en Estados pertenecientes al Espacio Económico Europeo, que son homologados e inscritos en el Registro de modelos del CRAJ. Se reconoce siempre que se hayan llevado a angla las pruebas o ensayos previos que determinen las características técnicas y de funcionamiento, requeridos en el reglamento, con niveles de precisión, seguridad, adecuación e idoneidad equivalentes.

Jover explicó que la aprobación de este nuevo reglamento incide en distintas disposiciones del Reglamento del Casino de Juego y del Reglamento del Juego del Bingo. Algo que comporta la modernización de entreambos textos mediante la consolidación o transposición de algunas disposiciones que buscan conciliar conceptos jurídicos, y principalmente, la modernización de los anexos relativos a las máquinas de maniobra destinadas a las salas del bingo y del casino.

Por posterior, de las modificaciones aportadas en el Reglamento del Casino de Juego, se destaca la ampliación de su catálogo de juegos. “Se considera que el catálogo de juegos es un elemento dinámico con la aparición de nuevos juegos, así como también de las evoluciones tecnológicas”, afirmó el funcionario.

Leave a Comment